107 – LOS PALOS DEL FLAMENCO: LA GRANAÍNA Y LA MEDIA GRANAÍNA (I)

Los palos del flamenco son los diferentes estilos y recreaciones que los artistas flamencos han desarrollado para manifestar su arte. Estos palos flamencos son numerosos, unos son muy antiguos y otros de creación más moderna.

Los hay con una métrica musical concreta y definida, como es el caso de las bulerías o alegrías, y otros se interpretan sin medida, ad libitum, como la malagueña o la granaína. Los hay con acompañamiento de guitarra y otros se interpretan a palo seco, sin guitarra, sólo con la voz desnuda.

Ir a descargar

Los cantaores aprendían los diferentes palos o cantes de forma oral, por medio de la escucha y la posterior repetición. Debido a esta tradición oral es muy difícil saber el origen de muchos de los palos flamencos, ya que no ha quedado constancia escrita sobre los mismos.

Por otro lado, la tradición oral ha permitido la conservación de los diferentes estilos o palos flamencos basándose en la memoria, ya sea esta buena o mala. El recuerdo de las melodías por parte de los cantaores y cantaoras, con sus fallas y errores, con el paso del tiempo, han provocado nuevos giros melódicos.

A todo ello hay que sumar la unión de la guitarra, instrumento fundamental que ha servido de soporte armónico y rítmico, y que también ha influido en mayor o menor medida en la estética de los cantes y en su evolución. Todos estos factores han provocado una forzosa transformación de los estilos o palos flamencos, que ha llegado a nuestros días, tal y como los conocemos actualmente.

En nuestro programa de hoy vamos a hablar del cante por granaína y por media granaínas. Cantes muy emparentados, aunque con algunas diferencias que los caracteriza. Dos palos o estilos que actualmente es origen de múltiples discusiones y debates por parte de los investigadores flamencos.

7 Me gusta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.