28 – RECORDANDO A LÁZARO CAMACHO

Nace Lázaro Camacho Rodríguez un 5 de noviembre de 1942 en nuestra localidad de Mijas. De profesión albañil alicatador, nunca se dedicó profesionalmente al cante, aunque tenía facultades para ello. De personalidad tímido y reservado, muy perfeccionista y tan exigente consigo mismo en lo que se refiere al cante, que a veces no se sentía cómodo por la presión a la que se sometía.

Ir a descargar

Para los que lo conocimos, destaca en Lázaro su saber estar, su educación y exquisito comportamiento dentro y fuera de los escenarios. Una persona prudente en sus actuaciones que nunca le gustaba ni molestar ni crear polémicas, ni destacar, cosa muy habitual en el ambiente flamenco. Aficionado al cante ya desde niño, fue un buen cantaor local que sus actuaciones en los escenarios no se prodigaron más allá de nuestra comarca. Participó en el programa de Radio Costa del Sol de Fuengirola Flamenco entre Amigos en 1985, en el Festival Flamenco de Mijas de 1993 en el Auditorio de Mijas, en la XXXVIII edición del Festival Flamenco Santa Fe de Los Boliches el 13 de julio de 2017 y en el VI Festival Flamenco Feria de Mijas el 1 de septiembre de 2017 en estos dos últimos con la guitarra de Carlos Haro. Así mismo, colaboró con las tres peñas de nuestra localidad: Peña Unión del Cante, Peña El Gallo y Peña del Sur en numerosos encuentros e intercambios de Peñas Flamencas. Cantaor clásico y tradicional que le gustaba interpretar los cantes más añejos. Destacó en los cantes por soleares, seguiriyas, granaínas y media granaína, farruca y fandangos. Seguidor de los cantaores Vallejo, El Pinto, Canalejas, Fregenal, El Niño de Orihuela, entre otros, y de Fosforito que era uno de sus ídolos. Fallece Lázaro Camacho un 17 de mayo de 2019 a la edad de 76 años. Todos los aficionados al cante lo recordamos con mucho cariño, por ser noble persona y muy buen aficionado al cante, como se refleja en esta poesía compuesta por su amigo Salvador Moreno:

Un 17 de mayo

tendremos en la memoria

que un gran amigo nuestro

se marchó para la gloria.

Se marchó rumbo a los cielos

porque el Señor lo llamó

pues hace tiempo que quería

escuchar al ruiseñor

que en Mijas nacería

y jamás escuchó

sus bonitas melodías.

3 Me gusta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.