27 – ENRIQUE EL MELLIZO (I) COMPOSITOR, INTÉRPRETE, PUNTILLERO Y MATARIFE

Tras la muerte de Fernando VII en 1833 y el afianzamiento del gobierno constitucional en España, surgieron dos corrientes dentro del liberalismo: la progresista, con figuras como Mendizábal y, sobre todo, Espartero; y la moderada, que tenía por principal cabeza al general Narváez.

Ir a descargar

Muchos liberales progresistas conspiraban contra el gobierno moderado desde 1843, pero con escasa relevancia salvo el Levantamiento de Solís en 1846, que terminó en fracaso. En estos años de conspiraciones políticas en España, nace en 1848 en el barrio gaditano de Santa María uno de los pilares fundamentales del cante Flamenco en Cádiz y creador e intérprete relevante en la historia del Flamenco. Francisco Antonio Enrique Jiménez Fernández, más conocido en el Flamenco como Enrique “El Mellizo”. Sobrenombre heredado de su padre, un gitano matarife que parece ser era mellizo con uno de sus hermanos.

Se casa Enrique “El Mellizo” un 8 de febrero de 1874 con Ignacia Espeleta Ortega, hija del mataor de toros Francisco Espeleta, con lo que enlaza con dos grandes dinastías de artistas, los Espeleta y los Ortega, familias de cantaores, bailaores y toreros de renombre.

Trabajaba Enrique en el matadero de Cádiz donde trabajaban afamados puntilleros y desde donde salieron muchos cantaores y toreros. Compagina Enrique su trabajo de matarife con el de puntillero, que era su verdadera vocación. En algunas ocasiones ejerció de banderillero y picaor de los toreros Gallito, Frascuelo o Hermosilla.

Estamos hablando de uno de los más grandes compositores, creadores e intérpretes de la historia del Flamenco. Nos dejó dos estilos de malagueñas, tres de soleares, dos estilos de seguiriyas, alegrías, tientos y saeta. No se tiene muchos datos personales sobre Enrique “El Mellizo”, pero parece ser que era una persona rara y misteriosa que le gustaba frecuentar las iglesias y los psiquiátricos de la época. Fallece Enrique Jiménez “El Mellizo” un 30 de mayo de 1906, en Sevilla, de tuberculosis pulmonar, la enfermedad de la época, la misma que se llevó a Manuel Torres y a El Carbonerillo.

3 Me gusta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.