109 – MANOLO CARACOL: GENIO Y FIGURA

Manuel Ortega Juárez, conocido en el flamenco con el nombre artístico de Manolo Caracol, nació en el Corral de los Frailes, en el barrio de la Alameda de Hércules (Sevilla), un 7 de julio de 1909.

Descendiente de una larga dinastía de cantaores y toreros, era tataranieto de Antonio Monge Rivero El Planeta, uno de los primeros cantaores de flamenco y estaba emparentado con otros artistas flamencos como: El Fillo, Enrique Ortega El Gordo, El Mellizo y Curro Dulce.

Ir a descargar

El padre de Caracol Manuel Ortega Fernández, conocido por Caracol el del Bulto, trabajó algún tiempo como mozo de espadas de su primo Joselito el Gallo, y aunque se dedicó más a los toros en vez de al cante, conocía muy bien los palos básicos del cante y de vez en cuando los cantaba en reuniones familiares.

Todo este ambiente propició al “Niño de Caracol” formarse en un ambiente propicio para su vocación cantaora. Empezó muy joven a la edad de 12 años cuando ganó el primer premio, compartido con Diego Bermúdez “El Tenazas de Morón”, del Concurso de Granada de 1922.

Tras el éxito en el Concurso de Granada, participó en diferentes espectáculos en Sevilla y en Madrid, anunciándose como: “El niño Caracol, ganador del concurso de cante jondo de Granada”.

En 1935 se establece en la capital de España ganándose la vida como antes en Sevilla: actuando en fiestas y juergas flamencas pagadas por señoritos.

El estallido de la Guerra Civil provocó el fin de este tipo de fiestas, y entonces Manolo Caracol trató de sobrevivir con el teatro. Hizo equipo con la Niña de los Peines y Pepe Pinto, y diseñaron la idea de la estampa escenificada, donde se mezclaban baile, cante y teatro, junto a una orquesta.

En 1944 coincidió con Lola Flores en Sevilla, y fruto de ese encuentro surgieron una serie de planes comunes relacionados con sus ideas de estampas escenificadas. El éxito obtenido por estos espectáculos, los llevó a rodar dos películas:  Embrujo en 1947 y La niña de la venta, en 1951.

En 1963 inauguró el tablao Los Canasteros, al que dedicaría el resto de su vida, por el que pasaron los artistas más destacados de la época.

En 1958 grabará en la casa Hispavox “Una historia del cante flamenco”, un recorrido personal por la historia del cante, en el que Caracol cantó, acompañado a la guitarra de Melchor de Marchena. En 1972 publicó su último disco y un año después, el 24 de febrero de 1973, falleció a causa de un accidente de circulación, cuando se dirigía desde su casa de Madrid a Los Canasteros.

8 Me gusta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.