110 – EL FLAMENCO Y LA TUBERCULOSIS José Fernández Guerra

La tuberculosis en el mundo del flamenco, a finales del siglo XIX y principios del XX, estaría más relacionada con las deplorables condiciones higiénico-sanitarias y el hacinamiento de los barrios donde vivían los artistas que con el ambiente de trabajo.

Realizamos un estudio descriptivo con muestreo no probabilístico a partir de los casos publicados en Internet. La muestra la componen artistas flamencos (cantaores, guitarristas, bailaores o estudiosos relacionados con el mundo del flamenco) que hubieran padecido o muerto de TB.

Ir a descargar

Para la documentación realizamos una búsqueda en el buscador de investigación biomédica PubMed, cruzando los términos “flamenco” y “tuberculosis”, sin hallar ninguna publicación. La búsqueda definitiva se hizo en Google, durante los meses de abril y mayo de 2021, utilizando la herramienta de buscador avanzado, sin límite temporal. Inicialmente  se cruzaron términos en diferentes combinaciones como “flamenco”, “tuberculosis”, “tisis”, “pleuresía”, “hemoptisis”, “neumotórax”, “cantaor/ra”, “guitarrista”, “bailaor/ra”, obteniendo así una primera muestra de estudio. A partir de los datos biográficos de estos primeros artistas, tras conocer su lugar de nacimiento y defunción y su ámbito de trabajo, realizamos una segunda búsqueda específica de biografías de nuevos artistas convivientes en el mismo barrio o coincidentes en escenarios de trabajo. También se revisaron los datos de defunción recogidos en algunos libros  de flamenco de relieve.

El artículo completo de EL FLAMENCO Y LA TUBERCULOSIS de José Fernández Guerra en Expoflamenco.

José Fernández Guerra nació en Huelva en 1965. Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad de Sevilla, se especializó en Neumología en el Hospital Virgen del Rocío (1995). Fue galardonado con el premio a la mejor tesis doctoral de la Asociación de Neumólogos del Sur (Neumosur) en 1996.

Además de ejercer su profesión en el hospital Costa del Sol de Marbella (Málaga) desde 1997, colabora con diversas revistas médicas. Lector compulsivo, complementa su trabajo con otras dos aficiones: la escritura y la guitarra flamenca.

Entre sus obras literarias cabe destacar:

  • El paciente virtual (y otros relatos médicos)
  • Prodigioscopio
  • Medicina y literatura: hacia una formación humanística

Esta última le valió el primer premio del concurso de cuentos sobre fibrosis quística organizado por Novartis en 2009.

4 Me gusta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.