113 – LOS PALOS DEL FLAMENCO: LAS SOLEARES DE UTRERA (y II)

Como bien decía Juan Maqueda, en su libro “Duende y Misterio del Cante Flamenco”, la mayoría de los cantaores y cantaoras dicen que la soleá es la madre del cante. Los poetas la proclaman reina de las coplas de Andalucía. Es en la soleá donde se descubre el valor y conocimiento del buen cantaor, ya que por su conjunción rítmica y melódica es el toro bravo de la baraja estilística.

Ir a descargar

Una de sus características es la flexibilidad y la variedad de sus estilos, y al igual que las seguiriyas, se pueden agrupar por escuelas o modalidades geográficas. Así podemos hablar de soleá del Mellizo, de Joaquín el de la Paula o de Juaniquí. entre las formas personales y soleares de Cádiz, Alcalá o Utrera, por poner algunos ejemplos.

De Utrera nos vamos a ocupar en el programa de hoy. Decir Utrera, es decir La Serneta, en el mundo de la soleá. Aunque a parte de las cinco formas o recreaciones de soleares que nos dejó Mercedes Fernández Vargas “La Serneta”, también Utrera cuenta con otra forma atribuida a Antonio Ortega Escalona “Juan Breva”.

NICHO DE LA SERNETA, PRIMERO DE LA IZQUIERDA, ARRIBA. FOTO KIKO VALLE

Las soleares de Utrera han marcado una época por ser uno de los estilos más puros, intensos y pasional. Muy populares desde el último tercio del siglo XIX, nunca perdieron vigencia y fueron interpretadas por todos los grandes intérpretes: Juan Breva, Don Antonio Chacón, Manuel Torre, Manuel Vallejo, Pastora y Tomás Pavón.

112 – LOS PALOS DEL FLAMENCO: LAS SOLEARES DE UTRERA (I)

3 Me gusta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.