99 – FLAMENCOS EN EL OLVIDO, MANOLO FREGENAL

El Niño de la Sierra, El Niño de Fregenal y al fin, Manolo Fregenal. Estos fueron los nombres que llevó en su dilatada vida artística, Manuel Infante Martínez. Cantaor nacido en Fregenal de la Sierra, provincia de Badajoz, un 15 de febrero de 1911, a las ocho de la noche. Eso nos cuenta Francisco Zambrano Vázquez, su biógrafo, en el libro “Manuel Infante, El Niño de Fregenal”.

Ir a descargar

Cantaor extremeño que, con casi 75 años de vida, 60 de ellos lo dedicó al flamenco. A cantar por los pueblos y ciudades, en fiestas, teatros y elencos, en lo que se denominó la Etapa de la Ópera Flamenca.

De padre jornalero, su madre trabajaba como pescadera en un puesto de pescado en la plaza de Fregenal de la Sierra. Su padre, que hacía sus pinitos por fandangos, despertará la afición en Manuel, siendo este un chiquillo.

Con 11-12 años se marcha a la feria de Higuera la Real, a 5 kilómetros de su pueblo, participando en un concurso donde la cupletista-cancionera sevillana Estrellita Castro lo escuchó de cantar y lo animó a que se fuera a Sevilla.

Con 15 años ya debuta en Madrid, en el Teatro Pavón, donde fue presentado como El Niño de la Sierra, el sustituto de Juan Breva. Ya en la capital de España llamó la atención de Don Antonio Chacón, por su estilo personal, quien lo introdujo en el circuito de los festivales flamencos.

De vuelta en Sevilla, se afinca en la Alameda de Hércules, que sería su escuela flamenca y la ciudad donde transcurrirá toda su vida artística, ya con el nombre artístico de Niño de Fregenal o Manolo Fregenal.

En 1932 graba sus primeros discos de pizarra con la marca Gramófono, de La Voz de su Amo, acompañado a la guitarra por el cordobés Antonio Moreno. Su discografía no es lo suficientemente extensa para toda una vida dedicada al cante, pero lo suficiente para darnos cuenta que estamos ante una de las grandes figuras de la historia del cante flamenco.

Cantaor que destacó, sobre todo, en los cantes de levante: granaína y media granaína, malagueñas y cantes de las minas que, con su voz de azúcar y miel, nos dejó como herencia tres creaciones por fandangos.

La bronquitis asmática, una enfermedad que lo acompañó durante mucho tiempo, forzó su débil corazón, falleciendo Manolo Fregenal un 4 de enero de 1986, en su domicilio sevillano del barrio de la Macarena.

4 Me gusta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.